~ Séfora ~

Serie El Lado Femenino De La Biblia

Séfora

El Lado Femenino de La Biblia


       



Séfora - צפרה

El nombre de Sefora en hebreo es Tziporá צפרה y significa Pájaro, ave, avecilla golondrina. Viene de la raíz primaria Tzafar que significa Eludir, retornar y madrugar.

 

La historia de Tziporá se desarrolla en el año 1531 aproximadamente y se narra en el segundo libro de la Toráh, el libro de Shemot (Éxodo).

 

Este libro es muy significativo para nuestra fe. En él se habla del pacto que el Eterno hizo con Su pueblo al sacarlo de Egipto. Lo importante ahora es que el protagonista por así decirlo, de esa historia se llama Moshé, o Moisés como se conoce comúnmente. Todos hemos oído hablar de Moshé, incluso personas que nunca han leído una Biblia, lo curioso es que muy pocos conocen quién fue su esposa e hijos. En esta ocasión examinaremos a Séfora, o mejor dicho Tziporáh, esposa de Moshé cuya vida la hemos catalogado en esta sección de mujeres ejemplares no precisamente porque haya hecho algo de valor a nuestro pueblo sino por su actitud que a pesar de ser gentil e idólatra se añadió al pueblo de Israel. Seguramente tuvo sus errores, sin embargo lo que la Escritura nos revela de ella nos permite ver que fue una mujer similar a Rut, aunque no con un corazón tan enteramente entregado como el de ella.  Así el testimonio de Tziporáh nos deja un ejemplo de mujeres gentiles que se injertan al pueblo de Israel a través de un varón.

 

Como sabemos Moshé nació en una época en que el pueblo de Israel estaba siendo oprimido en Egipto. En ese momento una mujer llamada Yojebed (Jocabed), tenía dos hijos, Aarón y Miriam. Posteriormente quedó embarazada de su esposo y tuvo un tercer hijo varón pero el edicto de Faraón en ese momento era que todos los varones hebreos que nacieran fueran echados al río Nilo y a las mujeres las dejaran vivas. Cuando Yojebed estaba por dar a luz un par de parteras hebreas dejaban vivos a los niños de los hebreos desafiando el decreto de faraón, entre ellos vivió Moshé, pero después de tres meses su madre ya no lo pudo seguir ocultando y lo puso en un arquita para bebé sobre el río y lo dejó en manos del Eterno. Su hermana Miriam lo estaba vigilando y fue a dar con la hija de Faraón quien lo crió como su propio hijo y se convirtió en un joven egipcio, miembro de la realeza, heredero al trono.

 

Moshé era muy destacado en la nación egipcia, pero al querer defender a un obrero hebreo mató a un egipcio y después tuvo que huir.

Llegó a la tierra de Madián donde conoció a las hijas de un hombre llamado Yetro (o Jetro) sacerdote de Madián, una tierra al norte del desierto de Arabia fundada por un descendiente de Abraham y Cetura que llevaba el mismo nombre. Madián estaba limitado por Edom, lindaba con Moab y también era fronteriza con el reino de los Amorreos. Como vemos los madianitas estaban rodeados de pueblos idólatras y seguramente fueron influenciados por ellos.

 

Los madianitas aliados con los moabitas sedujeron a Balaam a fin de que maldijeran a Israel y los trajo a un culto de idolatría e inmoralidad (núm 22:4, 6:25). Por ello el Eterno ordenó a Moshé que combatiera contra madián. Podemos entender ahora el reclamo de Miriam y Aarón hermanos de Moshé en contra de la mujer que había tomado. Cuando se menciona a Tziporáh como cusita es posible que el término no signifique etíope sino madianita por una tribu de Arabia.

 

Cus que en hebreo significa negro fue un hijo de Cam, sus descendientes formaron pueblos de Arabia y la costa africana. El país que habitaron los cusitas designa generalmente a Etiopía o Abisinia actual. Aunque parece que hubo una cus o Etiopía en Mesopotamia. En realidad, cuando a Tziporáh se le nombra como una mujer “Cushit” no es por referirse a una mujer de la región de Cus, ya que como vimos en la Toráh ella era madianita, el sentido de Cushit es hacia su belleza. Según Rashi el adjetivo הכשׁית  hacushit, no debe ser entendido literalmente, en el sentido que la esposa de Moshé era de Cus, una región del África situada en la zona del actual Etiopía. Por tanto “cushit” es utilizado como una alusión figurada a su belleza. Tziporáh era llamada Cushit como adjetivo de contraste: por lo general, las mujeres de color oscuro destacan de las demás mujeres; de igual modo, la belleza de Tziporáh era tal que sobresalía por encima de la belleza de las demás mujeres. –La Toráh con RashiBemidbar pág 219. Es interesante que Rashi en su comentario no solo habla de la belleza física de Tziporáh, sino a lo que se le ha llamado La belleza de sus actos, lo que la hacía una mujer especial siendo una ex gentil.

 

Como vemos aparentemente debido a las regiones de los madianitas y los cusitas la mujer de la que se quejaron los hermanos de Moshé es la misma Tziporá, aunque algunos comentaristas dicen que la cusita era otra mujer que tomó Moshé.

 

Tziporá fue, según los historiadores, la hija mayor de Jetro, sacerdote de Madián como siempre se le menciona. Por la cultura madianita podemos pensar que era un sacerdote de dioses falsos. Sin embargo reconoció al Eterno como poderoso supremo y el Eterno le dio la oportunidad de injertarse al pueblo de Israel pero veremos que decide volver a su antigua vida en Madián.

 

Entonces Tziporá no fue instruida bajo el Temor del Eterno, ella no lo conocía hasta que el Eterno se manifestó, la mentalidad de Tziporá era la de toda mujer extranjera alejada de la fe hebrea.

Entonces Moshé y Tziporáh se casan y tienen dos hijos, el mayor Gersón y el menor Eliezer. (Ex 2:22 y 18:3 y 4).

A pesar de que Yetro era sacerdote de Madián conoció al Elohim de Moshé a través de sus manifestaciones maravillosas sobre el pueblo de Israel. Después de eso dijo que Elohim era más grande que todos los dioses, sin embargo cuando Moshé le pide que se quede con él decide volver a su tierra.

 

Cuando Moshé es llamado por el Eterno a librar a Su pueblo de Egipto él no demoró e inmediatamente agarró camino a Egipto.

 

Exo 4:21-24

 

Según la tradición hebrea Moshé fue tocado por una enfermedad por la cual estuvo al borde de la muerte, otros comentan que fue una serpiente la que atacó a Moshé y lo engulló. La razón aparente y por las acciones de Tziporáh Moshé fue reprendido por el Eterno por no haber circuncidado a su hijo Eliezer.

 

Recordemos algo importante, Tziporá era extranjera, no conocía los mandamientos o cultura del pueblo de Israel, y si los conocía seguramente no entendía el valor de obedecerlos. Moshé seguramente sí fue circuncidado al octavo día de nacido con forme a la costumbre hebrea llevada a cabo desde Abraham, él era quien conocía y sabía que debía circuncidar a sus hijos, él debió haberlo exigido como el varón de la familia, simplemente hacerlo él, como lo hizo Abraham, pero por alguna razón que la Biblia no expresa no lo hizo y cayó sobre él una reprensión y al darse cuenta Tziporá que el asunto de la circuncisión era de suma importancia para el Eterno ella fue quien tomó la iniciativa y lo circuncidó.

 

Exo 4:25-26 

 

La expresión y lo echó a sus pies (literalmente tocó los pies de él –Moshé) aparentemente denota una actitud causada por el miedo. Moshé se demoró en circuncidar a si hijo, así que merecía el castigo de la muerte, (el Eterno le salió al encuentro para matarlo), algunos comentaristas intentan justificar ésta acción de Moshé con lo siguiente: ¡El cielo no lo quiera! Moshé no fue moroso en circuncidar a su hijo, sino que había dicho a sí mismo: “si lo circuncido ahora y luego emprendo el camino ello pondrá al niño en peligro durante los tres días iniciales después de la circuncisión. Y circuncidarlo ahora y esperar tres días antes de partir tampoco puedo hacerlo, ya que el Santo -Bendito Es- me ha ordenado: “Ve, regresa a Mitzráim”. Por ésta razón demoró la circuncisión. Entonces, ¿por qué razón mereció la pena de muerte? Porque en el mesón se ocupó primero de otros asuntos en vez de hacer la circuncisión inmediatamente después de llegar. La razón que haya sido, si no lo hizo por causa de obedecer al Eterno inmediatamente, por descuido o por lo que sea que haya sido, el Eterno sí sabía por qué exactamente, tan así que vio meritoria la muerte de Moshé por su omisión. Pudo no haber sido tanto un castigo por una falta, sino una advertencia para que Moshé circuncidara al niño, por eso en cuanto el niño fue circuncidado el Eterno dejó a Moshé. Entonces Tziporáh al ver el mal que había venido sobre Moshé comprendió que ello se debía a la demora en realizar la circuncisión, por eso prontamente actuó.

Si pudiésemos rescatar del significado de Tziporá una similitud con su vida sería aquí, donde ella como dice el dicho “ni tarda ni perezosa” circuncidó al niño. Además recordemos que significa pájaro, y un pajarito es manso, es una criatura inofensiva que además es libre. Tziporá fue libre para elegir, y eligió obedecer.

Cuando Tziporá arroja el prepucio de su hijo y dice: A la verdad tú me eres un esposo de sangre es una expresión que usó Tziporáh para decir: “tu casi fuiste el causante de que mi esposo muriera por causa tuya, para mí tu eres el asesino de mi esposo. Ella pudo haber dicho esto por el enojo de que su hijo Eliezer, o el no haberlo circuncidado casi fue el causante de la muerte de Moshé. La expresión חתן־דמים “esposo de sangre” fue dicha por Tziporáh porque por causa de su hijo, Moshé casi muere, y el haber realizado la circuncisión salvó su vida, así la sangre trajo vida para Moshé.

 

De estos textos hay muchos comentarios, lo importante es lo que la Escritura nos muestra. Vayamos más adelante. Mucho tiempo después…

 

Exo 18:1-4

 

Aparentemente el relato expresa que en algún momento Moshé envió a Tziporá de regreso con su padre, el relato y los comentarios sugieren que fue después de lo que comentamos anteriormente. Tziporá circuncida al niño y Moshé es librado de la muerte, luego Moshé le pide que se vaya con su padre mientras él va a Egipto.

De los hijos de Moshé se sabe que continuaron dentro del ministerio de los levitas, esto es muy importante para nosotros en este momento porque eso quiere decir que Moshé tuvo el apoyo de su esposa para dirigirlos en la fe. Aunque de Tziporáh no se menciona nada más en las Escrituras por el testimonio de sus hijos podemos darnos cuenta que aún con su origen gentil no fue de piedra de tropiezo para ellos o para Moshé en sus vidas de fe delante del Eterno.

 

1Cr 23:13-17 

 

Como vemos el Eterno bendijo la descendencia de Moshé con Tziporá y para ello era necesario que ella pusiera de su parte. Además, recordemos lo que se dice de Moshé:

 

1Cr 23:14  Y los hijos de Moisés varón de Elohim

Num 12:3  Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.

Exo 33:11  Y hablaba el Eterno a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero

Exo 34:29  Y aconteció que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, al descender del monte, no sabía Moisés que la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Elohim.

 

Un hombre no puede llegar a tal nivel e consagración si tuviera una esposa haciéndole oposición. No se vuelve a mencionar a Tziporá en la Escritura, como ha pasado con incluso mujeres prominentes que su nombre no se ve más pero su descendencia puede hablarnos por ellas.

Tziporá no es una mujer reprobable, tampoco una de prominencia pero si podemos rescatar de ella un ejemplo de mujeres ajenas al pacto que han decidido injertarse a Israel y el Eterno las acepta por los méritos de un justo mientras estén dispuestas a seguir y obedecer lo que el Eterno ha decretado. Así con Tziporá vemos el valor que tiene para un hombre que su esposa camine a su lado en apoyo al llamamiento que el Eterno ha puesto en sus vidas. Que Tziporáh y su vida sean de inspiración para todas nostras y vivamos dando bien a nuestros esposos todos los días de sus vidas, con la ayuda del Eterno que así sea.

 


~El Lado Femenino De La Biblia~

www.elladofemeninodelabiblia.org